Seguidores

miércoles, 30 de marzo de 2011

EL QUIOSCO DE LAS CHUCHES


Todo parque que se precie ha de tener, al menos, un quiosco de chuches para los niños y para los no tan niños. Es más; un parque sin chuches, ni es parque ni es nada.

El Retiro, como no podía ser menos tiene, junto al estanque este quiosco junto al que los peques pueden llorar a gusto si sus padres no le compran esa bolsa de porquerías o esos dulces que hacen sus delicias al tiempo que les fastidian los dientes.

En el momento de la toma, me sorprendió que no hubiera ningún loco bajito comprando, sino gente más bien talludita. ¿Será que estamos recobrando nuestro espíritu infantil?

Ojalá así sea. Significaría que vamos hacia un mundo mejor.

21 comentarios:

MORGANA dijo...

¡¡¡Yo quiero cuches Jota!!!¿Me las compras?
Venga no seas tacaño.
Besazos rey.

Jan Puerta dijo...

El mundo debería tener mas quioscos capaces de vender ilusión para los mayores, que buena falta nos hace.
Oremos.
Un abrazo

Paco Sales dijo...

Cuando veo un puesto de chuches siempre sale mi otro yo, o sea, el más infantil para comprar las golosinas que tanto nos gustan. Una foto muy bien encuadrada y un procesado muy bueno para está toma, un fuerte abrazo amigo Jota

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Jota Ele:
Ojalá no dejáramos nunca de ser un poco como niños.

Besos desde Valencia, Montsita

Vittese dijo...

Tres cosas:
1- Buena fotografía y tratamiento.
2- Has desmontado el mito de los chuches (solo para niños).
3- Te mereces una comisión del ministerio de Turismo, porque cuando vuelva a Madrid, ésta vez me tomaré el tiempo necesario para recorrer (y fotografiar) el Retiro ja ja !!
Saludos.

ROSALÍA. dijo...

Sí, chuches para endulzar esta vida que amarga en ocasiones.
Bonito rincón Jota Ele.

Semi dijo...

Creo que los niños son los más ocupados del país, así que los adultos hacer colas. Ellos se lo merecen. Un abrazo.

Ana Manotas Cascos dijo...

Jota Ele, a mi siempre me han gustado las Chuches y esos kioskos como el que tu has fotografiado, ahora son más modernos pero no tan bonitos.
Un saludo

Mª Angeles y Jose dijo...

Hola solazo!

Mis nisños nunca lloraron en un quiosco....No les gustaban las chuches!! aunque parezca raro mis niños no pedian chuches....pero eso no quiere decir que a mi no me gusten jejejejejejejeje.

Esta foto te la has currado, me gusta mucho el desaturado....quiero pipas....


Besos

Luis G. dijo...

Esa imagen tan simpatica, quiere decir mucho. Los mayores, que todavía nos sentimos niños, compramos chuches para los hijos.. Pero los ABUELOS más. Este, este otro... y así hasta casi llenar la bolsita.

¿Abuelo, me has comprado chuches?

Y un beso y un abrazo es el premio. Y el abuelo sonrie felizmente...

Qué bonita postal ¿verdad, Jota?

Un fuerte abrazo,


Luis.

Pluma Roja dijo...

Siempre una buena foto y la explicación es ¡tan cierta! Saludos desde Guatemala mi querido amigo.

Hasta pronto.

Flor dijo...

Ahhhhhhhh!! una chuchería no hace daño a nadie. Es verdad, un parque sin chuchería no sirve pá ná!! jajajaja

Besitossss
Flor

Lito dijo...

Pobres críos. Esos abusones les van a dejar sin chuches.
Cuando era niño no sólo compraba chuches, sino que iba con una buena carga de ilusión. Las chuches había que ganarlas.
Una imagen de antaño felizmente ahora.
Un abrazo.

Fernando Pagán dijo...

Perdona Jose Luis, te he dejado comentario en la entrada del 2º aniversario del blog.
Preciosa la foto, es cierto que faltan esos niños enrabiscados pero había niños grandes, que le vamos a hacer.Un abrazo

Isabel - Frabisa dijo...

Cómo me gusta esta foto, Jota Ele, está llena de vida y esa desaturación parcial es preciosa.

un besazo y enhorabuena

Abi E. dijo...

Hola Jota Ele, yo he sido devorador de pipas durante la infancia y la juventud, era mi chuche favorita, aunque tampoco habia mucho mas donde elegir.
Las tiendas que habia entonces "las Sego" (las segovianas) y "la Pucha" se han cambiado por Golosin y Los Pitufos, nada que ver.

Un abrazo

Mar dijo...

Un beso.

Cuídate.

CarmenBéjar dijo...

¡Vivan las chuches! Está claro en tu foto el lema: en un día nublado compra chuches y los males se pasarán, la luz llegará y todos a ser felices, jejejeje

Besos

ANRAFERA dijo...

Entrañable captura y muy bueno el procesado...que nunca falten las chuches¡¡ Un cordial saludo.
Ramón

emejota dijo...

Mmm. las chuches tienen alguna responsabilidad en mi dentadura. Por cierto, no recuerdo cómo se llamaba el señor de los cromos de antaño. Un fuerte abrazo.

Rebecca dijo...

hola JL;
pero si los chuches no son los malos, lo que es malo es NO CEPILLARSE los dientes después de comerlos!
Un puesto de dulces donde solo hay mayores... me imagino los dientes de ellos!

Como siempre, bonita fotografía.
La mano del experto ha hecho su labor muy bien.

un abrazo fuerte^^