Seguidores

lunes, 7 de febrero de 2011

EL CAFÉ COMERCIAL


Estáis ante uno de los lugares más antiguos de Madrid en lo que se refiere a los cafés de tertulias de toda la vida.

Fue inaugurado el 21 de Marzo de 1887, en plena restauración borbónica y en él se hablaba de los desastres de ultramar y de las ilusiones, (luego fallidas), que la Restauración propiciaba. Con el tiempo, tras nuestra guerra civil, fueron muy famosas sus tertulias literarias.

Perteneció a una serie de cafés que tuvieron mucha relevancia en Madrid a principios del pasado siglo y durante y después de la guerra. El Café de Levante, el Café de Pombo, El Gijón, El del Gato Negro y muchos más. En ellos se reunían diversos tertulianos más o menos intelectuales con encendidas discusiones políticas, artísticas y literarias. Hoy en día, que yo sepa, sólo sobreviven el Café de Gijón y éste objeto de esta entrada.

Se encuentra en la Glorieta de Bilbao y muy recomendable es el chocolate caliente con churros o picatostes.

Si sois amantes del ajedrez, sólo tenéis que subir a la primera planta y, con sólo pedir un tablero y fichas, podéis echar una partidita. Es más, aquí tiene su sede el Club de Ajedrez Café comercial.

¿Nos tomamos un chocolatito?

47 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Hace...

que invitación mas linda a lunes al sol

y además ahí me das..

esa zonita..

es mi zona..

ningún lugar del mundo me gusta mas que esa y su calle Fuencarral y Quevedo.

tocada..

Besitos

Jota Ele dijo...

¡Hecho!

Un buen chocolate calentito con churros o picatostes.

No es mi zona, pero si suelo ir por ahí. Especialmente al cine en la calle Fuencarral.

Tus razones tendrás para que te guste tanto.

Besos, Estrella.

Paco Sales dijo...

De buen gusto subiria para disfrutar de una partida de ajedrez, pero el trabajo es el trabajo... una foto preciosa de este bellisimo edificio una arquitectura muy bien cuidada. Un fuerte abrazo amigo Jota

Fernando Pagán dijo...

Buenos dias Jose Luis, perdona por no comentar las anteriores entradas tengo problemas con el Pc.
Desde luego es una lástima que se pierdan esos sitios emblemáticos de Madrid o de cualquier ciudad, con tanta solera y que guardan tantos recuerdos, pero la vida tiene eso, unos se cierran y otros se abren.Parece que el público siempre busca los de último implante porqué sera?
Por supuesto me apunto al chocolate calentito....como entra a esta hora.

Ripley dijo...

cuánto se aprende por aqui, conocia la pervivencia del cafe gijon del que no conozco mas que su nombre pero no sabia nada de éste otro ni de su historia.

lo peor de todo es que he debido pasar mil veces por aqui y no me suena de nada, cuanto se le escapa a uno por mirar sin ver o simplemente por llevar mil cosas en la cabeza, en fin.

no me hables de ajedrez que llevo semanas picado con el ordenador en el nivel basico y aun no he sido capaz ni de conseguir unas tablas.

un abrazo

Ángel dijo...

Uno de los clásicos y un lugar perfecto para pasar un par de horas simplemente mirando por uno de sus grandes ventanales. Es de los lugares a proteger, frente a tanta invasión de franquicias.
Te acepto la invitación Jota Ele, pero si me lo permites, prefiero un café.
Un abrazo

Luis G. dijo...

Tomo el ave enseguida y me planto ahí. Ese chocolate debe saber a gloria y con lo que me gusta, pues nada... ¡hecho! Y con un ratito de tiempo, a ver alguna preciosidad de Madrid y con el ave otra vez a mi tierra.

¿Que te parece, amigo Jota?

Feliz semana, querido amigo,

Luis.

Jota Ele dijo...

Veo que eres muy aficionado al ajedrez, Paco. Yo también lo fui y jugaba bastante bien, dentro de lo que cabe. Tuve hasta una época en la que compré un buen número de libros, estudiando aperturas, etc. Después, por falta de tiempo, lo fui dejando y hace mucho que no juego. Pero me encantaría echar alguna partida.

Es verdad. el Comercial está en un edificio muy bonito y bien conservado.

Un fuerte abrazo, Paco.

Jota Ele dijo...

Nada hay que perdonar, querido Fernando. Si no se puede, no se puede.

Cuando tu quieras, ese chocolate que, efectivamente, a estas horas entra muy bien, nos podemos tomar uno.

Un gran abrazo.

Jota Ele dijo...

Pero, cómo. ¿Un madrileño que no conoce el Café Comercial?

Eso es imperdonable, Ripley. La próxima vez que pases por aquí, no lo dudes, entra y tómate un chocolate con churros o picatostes. Lo agradecerás y no se va a resentir tu economía.

Como le digo a Paco Sales más arriba, hace tiempo que no juego al ajedrez. A ver si un día echamos una partida.

Un abrazo.

Jota Ele dijo...

Ningún problema, Ángel. Ese café está hecho.

Tienes razón. Yo creo, incluso, que habría que subvencionar estos sitios para que no desaparezcan. Sería una manera de proteger nuestra historia.

Un abrazo.

Jota Ele dijo...

¡Ja, ja, ja, ja!

Me parece de perlas, querido Luis.

Avísame y nos tomamos un buen chocolate.

Un fuerte abrazo.

Jan Puerta dijo...

Otro de mis espacios predilectos, aunque no tanto como el gijón. Mas de una partida de ajedrez jugué ahí. Mas de un café. Pero nunca probé el chocolate. ¿Estaré a tiempo aun cuando regrese?

Mª Angeles y Jose dijo...

Buenos dias Solazo!

Esta mañana no se que me ocurre con Bloguer que llevo mas de una hora queriendo entrar a los blog y no habia manera....

Cuantos secretos tendran los rincones de este cafe?
Ojala las paredes hablaran!

Los reflejos en los cristales son geniales.

Gracias por ese chocolate calentito, pero creo que no llego a tiempo,aqui no hay AVE ,necesitamos unas cuantas horas para llegar a Madrid,Ya nos contareis como lo pasais? ;-))

Besazos

Jota Ele dijo...

Seguro que sí, Jan. Ese chocolate te estará esperando.

Y, si tenemos tiempo, jugaremos una partida de ajedrez. A mi me parece un juego muy divertido, además de instructivo.

Conviene ejercitar la mente. No sólo el cuerpo.

Un abrazo.

Jota Ele dijo...

¡Buenos días Solete!

Yo llevo un buen rato tratando de poner música a mis blogs y no hay manera. Al final, vamos a tener que dejar a Blogger por imposible.

Imagina la cantidad de historias que albergarán estas paredes.

No te preocupes, ya tomaremos ese chocolate.

Besazos.

carmensabes dijo...

Hola Jota, me encanta este café y el ambiente que se respira. ¿Quién no ha quedado alguna vez aquí con alguien especial?
Me gustan los reflejos en los cristales con el edificio tan dorado.

La puerta tiene mucha gracia ¿verdad?

Bueno, pues sería un placer poner a la Dama en contra de el Caballo en la planta de arriba.

Besos amigo.

Jota Ele dijo...

Pues, ahora que lo dices, no recuerdo haber quedado con alguien especial en este lugar, Carmen. ¿Debería haberlo hecho?

Así es. La puerta es de las giratorias antiguas. Una gozada.

Jamás pondría una dama contra un caballo. Si acaso, la pondría junto al rey. O sea, yo.

¡Ja, ja, ja, ja!

Besos.

Pluma Roja dijo...

Un lugar, precioso, nostálgico, con mucha historia. Una foto muy bien lograda, como todas las que nos compartes.

Un buen inicio de semana. Siempre es un deleite pasar por tu espacio.

Hasta pronto.

Aída

emejota dijo...

Estoy recordando "mis rinconcitos" aún estando bien lejos. No sabía lo del ajedrez. Un fuerte abrazo.

Jota Ele dijo...

Muchas gracias, Aída.

Es uno de los últimos reductos de una época caracterizada por tertulias de todo tipo entre intelectuales.

Una época que ya no volverá.

Hasta pronto.

Jota Ele dijo...

¿Era El Comercial uno de tus rinconcitos, Emejota?

Pues sí. Tiene una honra raigambre de ajedrez entre sus pareces.

Un fuerte abrazo.

ANRAFERA dijo...

...por supuesto que nos lo tomamos, Jota Ele¡...salud¡
En mi paso por Madrid, lo visité en más de una ocasión. Buen lugar éste. Saludos.
Ramón

Jota Ele dijo...

¡Salud, Ramón!

Sí que es un buen lugar.

Saludos.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Buenas noches:

Aunque ya es un poco tarde para tomar café, me desvelaría.

La fotografía invita a ello.

Fantástica, Montserrat

Semi dijo...

Bonitos reflejos, bien captados; no conocía el devenir de ese histórico... pero, con lo qué me gustan los churros, aceptaré ese chocolate gustoso. Un abrazo.

CarmenBéjar dijo...

Yo me apunto a un chocolatito y unos picatostes y a hablar en el mismo sitio donde aún resuenan las voces otro tiempo.

Besos

Jota Ele dijo...

Bueno, tampoco pasa nada por un cafetito, Montserrat. Y, si no, te tomas un chocolatito, que no te desvela.

Me alegra que te haya gustado la fotografía.

Un abrazo.

Jota Ele dijo...

Espero que no vengáis todos juntos, Semi. El empacho de chocolate sería monstruoso.

¡Ja, ja, ja, ja!

En serio. Ese chocolate con churros está apalabrado cuando tu quieras.

Un abrazo.

Jota Ele dijo...

Sin problemas, Carmen.

Cuando tu quieras, hablamos de lo divino y lo humano e, incluso, podemos despotricar contra el gobierno.

Algo quedará entre las paredes.

Besos.

Lito dijo...

Es curioso, este café con tanta tradición y solera está muy próximo a una de las zonas donde salía la juventud hace pocos años. No sé si seguirá siendo una de las zonas de moda.
Me acuerdo de haber entrado varias veces al café. Las tertulias se hacían porque había gente predispuesto a ello, ahora cada uno va a lo suyo y no se discute amigablemente, que es un noble arte y después quedar tan amigos.
A mi estos sitios me dan cierta nostalgia de haber perdido algo bueno.
Un abrazo.

Jota Ele dijo...

Me imagino que, la zona a la que te refieres, es Malasaña, Lito. Sigue siendo lugar de reunión de jóvenes, aunque ya no es lo que era. Atento a mi próxima entrada.

Sí que tienen estos lugares ese cierto ambiente de nostalgia. Los tiempos han cambiado y ya no se posee esa capacidad de debate de los antiguos tertulianos. Sin embargo, como dinosaurios, este café y el Gijón sobreviven a esa "tormenta perfecta" que hizo desaparecer los demás.

Un abrazo.

Abi E. dijo...

Venga. Hola Jota Ele, vamos que no digo yo que no a un chocolatito, de ninguna de las maneras.
Que bien se refleja la casa de enfrente.
Una temporada tuve yo que jugaba todos los días al ajedrez, pero solo gané en una ocasión una partida, así que lo dejé por imposible y no he vuelto a tocar ni una figura por si se rie de mi.

Un abrazo

BEATRIZ dijo...

Lo que diera yo por un chocolate con churros, una manera dulce de hacer vida social.
El edificio se ve encantador fuera.
Linda foto JotaEle.

Saludos.

Leovi dijo...

Si señor, en la Glorieta de Bilbao a un paso de Malasaña. Me trae recuerdos de mi época de estudiante allá por los finales de los70's, porque allí quedábamos para más tarde adentrarnos en pleno barrio de Malasaña. Que buenos recuerdos y que ambiente había en aquella época...

Mar dijo...

¡Ey!... ¡Éste lo conozco!.
Estuve tomando... no me acuerdo qué pero... no... un chocolate, no... mientras esperaba la hora del cine. Recuerdo que la película fue horrible... ¡cómo sería de horrible que no me acuerdo del título!...

¡Trato hecho!: chocolate y partida de ajedrez... y nada de hablar de fútbol..

Besazos.

PD. Perdona que no haya pasado antes. He tenido unos días tontos.

Jota Ele dijo...

Pues nada. cuando quieras está hecho ese chocolate, Abi.

El ajedrez es un juego de inteligencia, como sabes. Como sé que no te falta inteligencia, supongo que el problema estriba en tu falta de paciencia para pensar detenidamente las jugadas. Las tuyas y las de tu rival, adelantándote a sus intenciones.

Es un juego precioso, Lástima que no tenga tiempo para practicarlo más.

Un abrazo.

Jota Ele dijo...

Me imagino que en tu lugar de residencia no hay chocolate con churros, Beatriz.

Una pena porque, como sabes, es un manjar.

Saludos.

Jota Ele dijo...

Esa época fue dorada en el barrio de Malasaña, Leovi. No era un sitio que yo frecuentara, pero soy conocedor de aquel esplendor.

Saludos.

Jota Ele dijo...

¡Ja, ja, ja, ja!

Vale. Chocolate, ajedrez y nada de fútbol.

¿A quién se le ocurre ir a ver una peli horrible?

Besazos, Mar.

Catarina dijo...

jo...yo prefiero " las Damas " y no me digas que tu también, que eso ya lo se jajaja...cuantos lugares por visitar...:)

Jota Ele dijo...

¡Ja, ja, ja, ja!

Donde estén las damas, que se quite el ajedrez...

¡Ja, ja, ja, ja!

Pozí. Hay mucho que visitar en Madrid.

¿De qué te asombras?

Flor dijo...

Creía que había dejado comentario.Leí la entrada pero debo haber ido al fogón ver como estaba el almuerzo jajajajajjaja.

Veo muy interesante este tipo de cafés, helás! pienso que nunca frequenté ninguno, acá por lo que he leído eran los hombres y alguna que otra mujer intelectual que iban a esos espacios, ahora ya es distinto, más o menos.

Hombre! si me invitas a un chocolatito con unos churros, vamos pué!!

Besos
Flor

Ignacio Santana dijo...

Otra entrada para apuntarse!!!...de hecho se lo he dicho a unos amigos que se van a Madrid en unos días...que no dejen de acercarse primero por tu blog y luego por los sitios que tan bien nos retratas y recomiendas.

Enhorabuena por tan buen trabajo y un gran abrazo!!! ;)

Jota Ele dijo...

¿Es que tienes alguna duda, bella Flor?

Yo te invito a chocolate, a churros y a lo que haga falta.

¡No faltaría más!

Besos.

Jota Ele dijo...

Espero que tus amigos no se vean defraudados en sus expectativas, Ignacio.

Te agradezco mucho esa recomendación.

Un fuerte abrazo.

Flor dijo...

A lo que haga falta??? a ver a ver... me quedo pensando jajaja

Gracias